Tarde de domingo, no eres de los que se toma siesta, las películas de sobremesa cumplen su propósito (llenar sin contenido) , su cerebro hace clic y piensa que mañana lunes toca estrujar el cerebro pensando en la cinemática de un molde como siempre “urgente”. Los cuñados están a lo suyo (supone que siesta…) y en su cabeza va apareciendo una idea… una idea del molde.

Primero la idea inicial donde se organizan todos los movimientos que necesitamos para poder extraer la pieza., luego las placas necesarias para poder realizar esos movimientos, luego los trinquetes , luego como retenemos un movimiento para avanzar con otro, luego… luego… entra en bucle, y se da cuenta que se está complicando más que la trama de la película de sobremesa.

No es una cinemática fácil y menos fácil será explicarsela al cliente, de inmediato otro clic pasa por su cerebro donde aparece el molde representado de tal forma que hasta un niño podría entender, acto seguido, casi sin pensar despeja una mesa prepara sus herramientas (café sólo, cigarretes, papel, tijeras y plastidecores.)

 

1º El ensamblaje completo con el molde cerrado

2º Apertura Lado Fijo por apertura de máquina

3º Preapertura expulsión arrastrado por Lado Fijo

4º  Preapertura Lado Móvil

5º Desconexión de Expulsión

6º  Expulsion de pieza

7º Posición inicial del molde cerrado.

 

La película de sobremesa ha pasado de soslayo dando paso a Maria Teresa… a su lado sus cuñados y mujer miran ojipláticos la cinemática del molde y está vez sí!  esta vez han podido entender la complejidad de este oficio del diseño de moldes, han podido entender que los proyectos traspasan las horas en la oficina, que en este oficio no es tan facil desconectar cuando sales por la puerta, que las ideas hay que aprovecharlas cuando surgen, han podido entender una cinemática explicada para que hasta un niño comprenda.